Situación del cultivo de algodón en la provincia de Santa Fe, Enero de 2021

La siguiente información pertenece a la campaña algodonera 2020-2021 y es relevada por el equipo de técnicos de las 10 Comisiones Zonales Sanitarias (CZS).

En líneas generales, el algodón en la provincia de Santa Fe, sigue presentándose en buen y muy buen estado.

Evolución de capturas de picudos del algodonero en trampas

En la siguiente figura se presenta la evolución de las capturas de picudos en las trampas ubicadas en los campos.

Tanto en el Este como en el Oeste las capturas son uniformes a lo largo y ancho de los domos, no detectándose zonas con altas capturas, aunque si se observan lotes con altos niveles de picudos como así también lotes que aún no se ha registrado la presencia del mismo. Los niveles de capturas son inferiores a los registrados el año anterior en ambos domos, por ejemplo, en el este, en promedio es un 40% del promedio histórico. Como es de esperar, en enero continúa la disminución de las capturas en trampas producto de los tratamientos contra la plaga como la baja atracción de las trampas.

Zona Este de la provincia de Santa Fe

Durante el mes de enero en el Este de la Provincia se dieron condiciones de temperatura, radiación y precipitaciones optimas para el adecuado crecimiento y desarrollo del cultivo del algodón (ver en gráficos). A inicios del mes en algunas zonas el cultivo atravesó por un período de estrés hídrico que fue revertido por las precipitaciones de mediados de enero. Estas precipitaciones acompañadas posteriormente por buenos niveles de radiación y temperaturas hicieron que el llenado de bochas en los lotes de primera fecha y que la floración en lotes de siembra tardía sean las óptimas. Estas condiciones también aceleraron la recuperación de aquellos lotes afectados por los temporales en su etapa vegetativa, mejorando la retención de estructuras reproductivas, fundamentalmente en las zonas al sur de la ciudad de Reconquista, donde a fin de mes se encontraban muy buenos. Cabe destacar también, que varios lotes de siembra temprana a causa del estrés hídrico de fines de diciembre e inicios de enero acarreando el problema de los temporales en su etapa vegetativa hizo que la retención de bochas sea baja aunque el cultivo tenga un buen aspecto, ya que en la parte basal no hubo retención en un primer memento, a causa de la perdida de área foliar (temporales) y luego hubiera abortos por el estrés hídrico.

A fin de mes el 67% de la superficie se encuentra en estado de formación de bochas y el resto en plena floración, con un 87% de la superficie en estado bueno y muy bueno y el resto regular como consecuencia de los temporales y de que un 18% se encuentra con problemas de malezas (8 puntos más que diciembre) y el resto, el 82% de la superficie tiene un control de malezas optimo, donde a fin de mes de comenzaron las aplicaciones de herbicidas, principalmente glifosato ya que la ventana de aplicación lo posibilita. Por otro lado, el 90% de la superficie transitó el mes con condiciones de adecuada humedad en el perfil (excepto la primer semana).

Estas condiciones ambientales propicias para el crecimiento del cultivo hicieron que en general se tenga que realizar manejo del crecimiento con la utilización de reguladores para adecuar la arquitectura de la planta.

En cuanto a plagas, 10% de los lotes tuvieron problemas con orugas del complejo de Spodoptera en la que se tuvieron que realizar controles ya que los daños alcanzaron el umbral de acción, pero se destaca que el ataque fue bastante generalizado, principalmente en diciembre, habiendo lotes en que el daño fue grave. Por otro lado, el 6% de los lotes presentaron presencia de chinches horcias en la que se la controló junto con las demás plagas y muy pocos lotes presentaron a fin de mes presencia de pulgones. En cuanto a picudo del algodonero, se presentó daño muy bajo (no económico) en un 6% (1 punto más que diciembre) de la superficie total.

Zona Oeste de la provincia de Santa Fe

Durante el mes de enero las condiciones ambientales tanto de precipitaciones como de temperaturas fueron óptimas en todo el domo para el adecuado crecimiento y desarrollo del cultivo fundamentalmente durante el transcurso de la segunda quincena del mes, haciendo que más del 95% de la superficie se encuentre en estado bueno y muy bueno, con un buen control de malezas que mejoró de manera importante con respecto al mes anterior. Por otro lado, el 90% de la superficie se encuentra en las etapas fenológicas de pimpollado y floración, con algunos lotes comenzando la etapa de llenado de bochas.

En lo que respecta a plagas, la que se presentó con mayor frecuencia fueron los pulgones, seguido de orugas del complejo de Spodoptera y muy poco trips, en los cuales prácticamente ningún lote llegó al umbral de acción para el control de estas plagas. En cuanto a picudo del algodonero, las capturas en trampas son muy bajas como así también la presencia en el cultivo en toda la región, registrándose sólo un 10% de lotes con daño muy bajo. Si bien la población inicial fue muy baja, se pudieron realizar los controles al momento del pimpollado, siendo aquí donde los resultados son muy efectivos.

Debido a las condiciones ambientales óptimas se hizo necesario recurrir a los reguladores del crecimiento para mejorar la arquitectura de la planta, situación que se aprovecha para el manejo de otras adversidades como ser malezas y plagas.

Se destaca la mejora en la acumulación de agua en el suelo en la porción sur del departamento 9 de Julio producto de los importantes acumulados por precipitaciones.