Producción de Fibra de Algodón Diferenciado en la Provincia de Santa Fe

La industria algodonera mundial presenta una demanda insatisfecha por algodón diferenciado y certificado que será aún mayor en los próximos años. Un gran número de importantes industrias de ropa del mundo ya han comunicado el compromiso asumido del uso del 100% de algodón sostenible para la confección  de sus productos para el año 2025. Esto significa la demanda de más de 300.000 toneladas/año de fibra de algodón diferenciado.

La producción de algodón dentro de estos criterios de trazabilidad y sostenibilidad involucra el trabajo conjunto de los distintos actores de la cadena, así como la necesidad de generar condiciones mínimas para que los productores, principales responsables por la sostenibilidad de la materia prima, tengan acceso a recursos (físicos y financieros)  necesarios y oportunos que posibiliten la certificación y mantención de la calidad del algodón producido.

Actualmente existen distintos mecanismos de certificación que vienen ganando cada día más importancia pero que, a pesar de experiencias exitosas realizadas, es oportuno resaltar la existencia de un espacio vacío generado por los elevados costos asociados a estas certificaciones, considerando el nivel de productores que realizan el cultivo y la deficiente organización de los mismos.

En la actualidad las organizaciones internacionales, los gobiernos nacionales y provinciales, tienen un rol fundamental como es el de promover mecanismos de certificación participativa/asociativa y facilitar el espacio de discusión multilateral, invitando a todos los sectores productivos involucrados, incluso la sociedad civil, a generar en forma conjunta un modelo amplio de trabajo, como parte fundamental del desarrollo de este nuevo algodón demandado globalmente, que permita cumplir con las metas establecidas en la Agenda de Desarrollo Sostenible para 2030.

  • Programa “Algodón argentino producido en Santa Fe”

En este sentido y considerando que la producción algodonera en la provincia de Santa Fe se encuentra transitando una etapa de transformación y consolidación orientada a lograr fibra de algodón diferenciada con sello propio con el objetivo de satisfacer la demanda del mercado internacional, el estado provincial por Resolución N° 514/2020 del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología ha creado en el ámbito del mencionado ministerio el programa “Algodón argentino producido en Santa Fe”.

El programa persigue estimular la producción de fibra con trazabilidad; conocer y cuantificar los insumos y procesos involucrados, con el fin de que se cumplan todos los requisitos de sostenibilidad, entendiendo este concepto en términos operacionales, como la promoción del progreso económico y social respetando los ecosistemas naturales y la calidad del medio ambiente, es decir considera las condiciones sociales, políticas y económicas del conjunto social en armonía con el entorno natural que lo rodea. Mientras que en términos de objetivos, la sostenibilidad significa satisfacer las necesidades de las generaciones actuales, pero sin afectar la capacidad de las futuras.

El Programa, se sustenta en pilares de alta confiabilidad y estándares de calidad internacionales y considera la trazabilidad y la certificación de origen como aspectos claves y primordiales que permitan impulsar mejoras sustentables en la obtención de algodón diferenciado, no sólo en el rendimiento de kilogramos por hectárea, sino también sobre los parámetros comerciales de calidad de fibra que posicionen a los productos derivados de esta materia prima de manera competitiva en el ámbito nacional e internacional.

Potencialmente la Provincia cuenta con las condiciones necesarias para satisfacer la demanda internacional de fibra de algodón diferenciado con certificación de trazabilidad y origen. La estructura y eficiencia productiva de las empresas agropecuarias algodoneras santafesinas y el nivel tecnológico aplicado al cultivo, posibilitan la incorporación de los procesos de trazabilidad y certificación como herramienta núcleo para el logro de los resultados esperados.

De allí que, con una mirada exportadora, resulta clave estimular la incorporación de la trazabilidad como practica en el manejo del cultivo para lograr un producto diferenciado y certificado que fortalezca la competitividad en el ámbito nacional e internacional satisfaciendo las demanda de un mercado textil cada vez más exigente.