Informe 2020 Laboratorio HVI

El efecto del COVID-19 nos situó en un contexto global del cual no poseemos antecedentes previos, y afectó a cada eslabón de la cadena algodonera. En esta campaña en particular en donde las actividades se vieron limitadas por problemas logísticos y faltante de insumos, se mantuvieron esfuerzos adicionales y cooperación mutua con los usuarios del laboratorio, lo que permitió retomar el normal funcionamiento de manera sostenida.

Se continúo trabajando de forma conjunta y fortaleciendo las investigaciones y desarrollos que se realizan en el laboratorio de biotecnología del INTA para la obtención de nuevos materiales genéticos. No obstante, el enfoque de este período estuvo dirigido a la optimización de los procesos y al posicionamiento a nivel internacional del laboratorio, que recibió el reconocimiento de las autoridades provinciales, declarándolo como “Laboratorio Oficial de la Provincia de Santa Fe”.

 OPTIMIZACIÓN DE LOS PROCESOS

Con el propósito de potenciar los procesos involucrados en las diversas etapas del análisis HVI, se implementaron medidas que permitieron lograr un aumento general del rendimiento en un 60% y continuar operando de manera autosustentable.

Se realizo la actualización y mejora del software del AMS (Air Management System) mediante un algoritmo inteligente que permite manejar de manera más eficiente los ciclos de refrigeración y calefacción, logrando una reducción de más de un 30% en el consumo energético y potenciando la estabilidad de la sala de análisis.

IDENTIFICACION UNIVERSAL DE MUESTRAS Y FARDOS

Se extendió información y asesoramiento a distintas desmotadoras en cuanto al tamaño y al formato de identificación de las muestras a analizar, con el propósito de evitar errores y aumentar la velocidad del proceso. La iniciativa que continúa impulsándose desde la campaña anterior, consistió en adicionar una etiqueta universal con código de barras, al actual sistema de numeración de muestras. La respuesta fue evaluada en todos los casos, y algunas desmotadoras como KATHE S.A, propiedad de Luis Vicente Kalbermatter (Chaco) ya han implementado de manera definitiva esta propuesta, que les permitirá utilizar sistemas internos más agiles (software, trazabilidad, etc), aumentar drásticamente la velocidad de los análisis HVI y reducir a cero los errores en la carga de la información.

PARTICIPACIÓN EN EL CSITC

Las mejoras implementadas desde la campaña pasada permitieron alcanzar y mantener una elevada calificación en las pruebas de CSITC (Estandarización Comercial de Instrumentos de Prueba de Algodón), que luego su evaluación en el USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos), continúan ubicando al laboratorio entre los primeros a nivel mundial con un puntaje de 0.18 (3° puesto logrado) y 0.17 para el segundo y primer puesto.

BALANCE DE CAMPAÑA

La temporada finalizo con casi 40.000 muestras procesadas y un incremento en la cantidad de nuevos usuarios nacionales e internacionales.

El promedio de las principales cualidades de la fibra analizada fue el siguiente:

Como puede observarse, los valores promedio del país fueron muy buenos, apreciándose una recuperación en comparación a la campaña anterior en donde todas las cualidades de la fibra se vieron afectadas debido a las inclemencias climáticas.

En cuanto al método preferido para la clasificación de la fibra Argentina, se muestra en el siguiente grafico el procesamiento de material por parte de los principales 20 equipos en actividad del sector, en donde los usuarios mantienen una tendencia alcista en la utilización del instrumento HVI como sistema de clasificación.

*Fuente: Subsecretaría de Desarrollo de Economías Regionales.

El creciente ingreso del algodón argentino a mercados cada vez más exigentes, hace indispensable la determinación de parámetros exclusivamente por instrumentos HVI, inspirando confianza al comprador internacional e hilanderías que, actualmente, planifican de manera cada vez más precisa su produccion sin tener que esperar a la llegada del embarque.

Estos usuarios necesitan altos niveles de consistencia en las cualidades de la fibra, que requiere tecnología en semillas (área crítica en la que el INTA está llevando a cabo un trabajo muy importante) y clasificación por instrumento, con los cuales se aumentará gradualmente la reputación del algodón Argentino y se traducirá en mejores precios para el productor.

Adicionalmente los retailers (minoristas) continúan impulsando y requiriendo cada vez más la trazabilidad y sostenibilidad. Certificaciones como BCI (Better Cotton Iniciative) aumentan las posibilidades de venta y permiten obtener mejores precios, lo que los convierte en demandas cada vez más esenciales.

Como proyección para la próxima campaña debemos destacar que después del efecto del COVID se encuentran todavía en stock unas 160.000 toneladas de fibra de la campaña 19/20, a las cuales sumar unas 250.000 de fibra de la campaña 20/21, lo cual dará un total de 410.000 toneladas. Si las condiciones generales acompañan, se dispondrá de más de 1.400.000 fardos a ser clasificados; oportunidad a tomar para asegurar calidades homogéneas mediante el instrumento HVI y continuar imponiendo al algodón Argentino como referente en el mercado internacional.